Monterrey se consagró en la Champions League de la Concacaf, con los goles de Nicolás Sánchez y las atajadas de BaroveroDeportes 

Monterrey se consagró en la Champions League de la Concacaf, con los goles de Nicolás Sánchez y las atajadas de Barovero

Con seis argentinos en su plantel, Monterrey se subió a lo más alto del fútbol de la Concacaf. Tras el 1 a 0 de la ida, empató 1 a 1 con Tigres, su clásico rival, en el duelo de vuelta de la serie final y se proclamó campeón de la Champions League. Un albiceleste aportó los goles de la gloria y otro compatriota sostuvo con sus guantes la ilusión del campeón.

Nicolás Sánchez, con pasado en River y Racing, puso en ventaja a los Rayados con un penal a los 26 minutos. Por su parte, el francés André-Pierre Gignac emparejó el partido y le dio un poco de esperanzas a Tigres, a cinco minutos del cierre del encuentro.

Nicolás Sánchez celebra el 1 a 0, de penal, en la final de vuelta de la Liga de Campeones de la Concacaf. (AP/Rebecca Blackwell)

Sánchez, de 33 años, había anotado el único tanto de la ida, con un cabezazo. Tanto esfuerzo tuvo también su retribución individual: se llevó el galardón al mejor jugador de esta edición de la Liga de Campeones.

Mirá también

El otro argentino destacado fue Marcelo Barovero, que antes de la igualdad le tapó un remate de cabeza bajo a Gignac. El arquero argentino y el delantero francés se habían cruzado en otras siete oportunidades, incluidos los dos partidos de la final entre River y Tigres en la Copa Libertadores 2015.

Fue la primera vez que Gignac pudo vencer su resistencia, aunque apenas sirvió para darle suspenso a la definición. En cambio, las atajadas de Barovero cotizaron alto: Trapito se llevó el premio al mejor arquero de la Champions.

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

“Se vivió la tensión lógica de una final ante el clásico rival. Lo importante es entrar y entender que es un juego. Uno da siempre lo mejor. Se nos dio en una final”, expresó Barovero, que celebró en los tres grandes torneos de clubes de América: la Libertadores, la Sudamericana y la Liga de Campeones.

Gracias al 2 a 1 global, Monterrey se adjudicó la “Concachampions” por cuarta vez en su historia. Antes lo logró en las temporadas 2010-11, 2011-12 y 2012-13.

Mirá también

En el ganador, Rogelio Funes Mori estuvo cerca de liquidar el pleito con un disparo desde tres cuartos de cancha, que Nahuel Guzmán vio volar por encima de su cabeza y estrellarse contra el travesaño salvador.

Maximiliano Meza ingresó en el segundo tiempo en Monterrey, mientras que Leonel Vangioni se quedó en el banco de suplentes.

El que tuvo que verlo desde afuera fue José María Basanta. El ex defensor de Estudiantes y Fiorentina es un símbolo de Rayados, donde lleva ya una década de acción y fue partícipe de todas las Champions ganadas por su equipo.

Mirá también

Debido a una operación en la cadera derecha, Basanta apenas fue al banco en dos encuentros de esta edición del torneo. Sin embargo, sus compañeros tuvieron un gran gesto en los festejos y lo invitaron al campo de juego para que se encargara de levantar el trofeo.

En Tigres se desempeñaron Guzmán y Guido Pizarro desde el inicio. Lucas Zelarayán entró en el complemento. Fue la tercera definición que perdió el otro equipo de la ciudad de Monterrey en el torneo más importante de la Concacaf; ya le había sucedido en las ediciones 2015-16 y 2016-17.

Articulos relacionados