Ariel Holan encontró oxígeno con la clasificación en la altura de ArequipaDeportes 

Ariel Holan encontró oxígeno con la clasificación en la altura de Arequipa

Clasificar a su equipo a la Copa Libertadores 2020, ganar la Copa Superliga y avanzar a la segunda ronda de la Sudamericana. Esos fueron los objetivos que Independiente se planteó al comienzo de este año para cumplirlos en este primer semestre. Pero apenas pudo conseguir uno de ellos. El Rojo sigue en la Sudamericana. Hizo valer el 4-1 conseguido en la ida ante Deportivo Binacional, y con el 2-1 en tierras peruanas terminó holgado la serie, con un global de 6-2. Ahora, espera rival en el sorteo que se realizará el 13 de mayo en Asunción.

La Sudamericana es un bálsamo para Ariel Holan en este momento. Es que el técnico fue muy cuestionado. Por sus decisiones futbolísticas y su manejo de grupo. Se generó un desgaste, potenciado por las frustraciones de Independiente durante este semestre en el ámbito local. Encima, Racing fue campeón de la Superliga.

Mirá también

Holan analizará su futuro. Lejos quedaron la conquista de la Copa Sudamericana 2017, la que lo elevó a un pedestal en el club, y la obtención de la Suruga Bank en Japón, que llevó al Rojo a sentirse nuevamente Rey de Copas, sumando 18 títulos en el plano internacional en la era moderna.

Holan cuenta con el respaldo de los principales dirigentes del Independiente. Y el DT ya dijo que “todo sigue como hace un tiempo”. Por su cabeza pasa la idea de cumplir con el contrato que tiene hasta 2021. Aunque él sembró algunas dudas al comentar que iba a hacer un balance al finalizar el semestre. Y en las últimas horas surgieron rumores acerca de ofertas que podrían llegarle. ¿Primará más su sentimiento por el Rojo y su intención de ir por otra Copa ?

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

A pesar de que la serie estaba prácticamente resuelta con lo hecho en el Libertadores de América, a Holan se lo vio eufórico por el triunfo sobre los 2.335 metros de altura de Arequipa. El primer gol, el de Pablo Hernández, lo gritó fuerte y enseguida se dio vuelta y salió corriendo a abrazar a Leandro Stillitano, su ayudante de campo. Tras el segundo, el del paraguayo Cecilio Domínguez, apretó los puños y también enrojeció sus cuerdas vocales.

El conjunto de Holan, que llegaba envuelto en dudas por la eliminación en la Copa Superliga frente a Argentinos, encontró un alivio y un sostén en la Sudamericana, esa Copa que vuelve a ser el objetivo principal en este momento, casi que como una obsesión para el Rojo. Y tal vez sea el mejor sostén para asegurar la continuidad del entrenador cuando el mismo Holan haga su balance personal.

Articulos relacionados