PASO en Santa Fe: Antonio Bonfatti es el candidato más votado y en el PJ Omar Perotti le gana a María Eugenia BielsaPolítica 

PASO en Santa Fe: Antonio Bonfatti es el candidato más votado y en el PJ Omar Perotti le gana a María Eugenia Bielsa

La primaria en Santa Fe, el tercer distrito electoral del país, ratificó este domingo la tendencia de los comicios provinciales desarrollados en el comienzo del año electoral: otra vez asomó el poder de las fuerzas locales y un marcado retroceso de Cambiemos, tal como sucedió en las generales de Neuquén y Río Negro. El peronismo local también tenía motivos para celebrar: la suma de los dos candidatos de la interna le permitía plantarse como el espacio con más sufragios.

Según el escrutinio provisorio, el socialista Antonio Bonfatti era el candidato más votado individualmente. El ex gobernador y el senador Omar Perotti, quien derrotó con holgura a María Eugenia Bielsa, eran los grandes ganadores de la elección. El radical José Corral se ubicaba en el tercer lugar. Santa Fe elegirá el 16 de junio próximo a su nuevo gobernador.

El socialista Antonio Bonfatti, al votar este domingo.

El sufragio no arrojó mayores sorpresas. La mayoría de las encuestas vaticinaban el escenario que finalmente se concretó. Bonfatti ratificó el poder del Frente Progresista Cívico y Social, que gobierna el territorio desde 2007 en alianza con un sector de la UCR. A pesar del desgaste que provoca la continuidad en el poder el socialismo quedó bien posicionado para disputar la gobernación. De lograrlo seguiría el camino de otras fuerzas provinciales como el Movimiento Popular Neuquino y Juntos Somos Río Negro.

Mirá también

Como parte del armado electoral el socialismo ubicó en la cabeza de la lista de diputados provinciales al actual gobernador, Miguel Lifschitz, quien no logró reformar la Constitución provincial y quedó marginado para ir por la reelección. El mandatario mantiene una buena imagen y logró un amplio triunfo, aunque no está claro cuánto pudo arrastrar su presencia en favor de Bonfatti. Al no utilizarse en Santa Fe la boleta sábana, sino el sistema de boleta única, los electores votan en cada categoría en forma separada.

Mirá también

La pelea del socialismo para retener la provincia no asoma sencilla. El peronismo cosechó un fuerte respaldo en las urnas. Perotti venció por una amplia diferencia a Bielsa. El ex intendente de Rafaela tejió antes del cierre de listas un acuerdo con el kirchnerismo. Cedió espacios clave, aunque durante la campaña evitó referencias claras o elogios hacia las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El senador hizo equilibrio y logró con su estrategia aglutinar detrás de su candidatura también a sectores del peronismo no K y a la mayoría de los gremios. También jugó a su favor la buena llegada con sectores agropecuarios. El desafío ahora será retener el voto de su rival, con un perfil más progresista y un discurso más cercano al kirchnerismo. “Que tengamos internas no significa que no haya unidad”, avisó temprano Perotti para invitar a Bielsa a trabajar juntos, cualquiera sea el resultado.

La marca Cambiemos volvió a exhibir el desgaste provocado por la crisis económica. Amplio ganador en Santa Fe en las legislativas de 2017, el oficialismo nacional ahora quedó tercero. Previendo ese magro resultado Corral fue el primer candidato a gobernador en hablar y anticipó que las PASO son sólo el “comienzo de la campaña”.

El porcentaje de votos abre dudas sobre la competitividad del ex presidente del radicalismo y actual intendente santafesino para las generales de junio. Es otro alerta para el Gobierno, que ahora buscará revertir en Córdoba, un territorio que hasta el momento se mostró fiel al macrismo, el rechazo que cosechó en otras provincias.

La peronista María Eugenia Bielsa, al votar este domingo.

Con una carga de votos lenta, y porcentajes aún muy bajos, en Rosario y en Santa Fe el Frente Progresista mostraba también su poder electoral: se exhibía como la fuerza más votada en la categoría de intendente, aunque en el caso de Rosario un candidato peronista era el más votado individualmente. La interna del Frente Progresista en esta ciudad era muy equilibrada. De caer la candidata propuesta por el socialismo podría generarse un hecho inédito: después de 30 años Rosario no sería gobernada por un dirigente de ese partido.

Mirá también

Articulos relacionados