La llamativa urna con la que tuvieron que votar en Santa FePolítica 

La llamativa urna con la que tuvieron que votar en Santa Fe

Se la llama boleta única pero son cinco boletas diferentes. Es -eso sí- una única urna con  cinco ranuras específicas para cada uno de los 5 tramos de la elección: gobernador, diputado provincial, senador provincial, intendente y concejales.

El sistema santafesino, que se usó este domingo por tercera vez para una elección provincial -debutó en 2011- es uno de los cuatro modelos que funcionan en el país: la boleta papel clásica -la más extendida-, el voto electrónico y la boleta única cordobesa.

El modelo electoral de Santa Fe tiene, entre sus teóricas virtudes, que elimina el efecto arrastre de la boleta de papel. Al elector se le dan cinco hojas, una por categoría, donde aparecen los candidatos a cada uno de los cargos.

Boletas para las diferentes categorías de la elección en la PASO santafesina.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Como son papeletas autónomas, desaparece el factor de la boleta entera clásica. Eso explica porqué, por ejemplo, en la general de 2011 Agustín Rossi juntó 388.231 votos, el 22,76%, pero la lista de diputados de su mismo partido, encabezada por María Eugenia Bielsa, sumó 581.363 sufragios, el 38,12% del total.

En limpio: Rossi quedó tercero detrás de Antonio Bonfatti y Miguel Del Sel mientras su candidata a diputada, Bielsa, salió primera. 

El gobernador Miguel Lisfchizft al votar este domingo.

Con Del Sel ocurrió lo inverso: reunió 615.368 votos, es decir 36,08% pero la lista de diputados de su partido, Unión-PRO, sumó 246.445, el 16,16%. Casi 20 puntos menos.

Pero el sistema, en lo logístico, tiene un lado B: el escrutinio, que es manual y por etapas, suele ser muy engorroso, es lento y ha enfrentado algunos episodios críticos.

En la primaria de 2015, por un problema operativo, 807 mesas no fueron escrutadas: 150 habían sido desestimadas y de 657 no se habían recibidos datos. Eso involucró a unos 200 mil electores, más del 10% de los 1.866.045 santafesinos que votaron ese 19 de abril de 2015.

Mirá también

Hubo denuncias de fraude de partidos opositores y el oficialismo lo atribuyó a problemas de funcionamiento. Se subsanó a pesar de que por la justeza de los resultados, quedaron flotando las dudas y las quejas.

Ahí se repitió otro fenómeno: en la primaria, casi 40% de las autoridades de mesa faltaron lo que, según repasó luego el gobierno, generó problemas en el procedimiento del escrutinio y el conteo.

Omar Perotti, candidato a gobernador del peronismo, en Santa Fe, al votar este domingo.

A partir de la tensión que se generó en 2017 con la demora en el escrutinio bonaerense, en Santa Fe prefieren no generar expectativa: oficialmente, se avisa que la tendencia firme para gobernador estaría casi a medianoche.

El conteo es tramo por tramo, empezando por gobernador, por lo cual se espera que los datos de intendentes estén avanzada la madrugada. Como es primaria, donde hay más listas y superposición, el escrutinio será todavía más lento y engorroso.​

Articulos relacionados