En su libro, Cristina Kirchner contó que mandó a investigar a su cirujano porque no le sonrióPolítica 

En su libro, Cristina Kirchner contó que mandó a investigar a su cirujano porque no le sonrió

“Yo era la presidenta de la Nación y no me sonreía en absoluto; es más, lo veía como disgustado, incómodo y ahí me puse un poco paranoica“. En “Sinceramente”, su libro recientemente publicado, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner contó con detalles que mandó a investigar al médico que la operó en 2013 por un hematoma subdural.

Mirá también

Un gesto adusto o la falta de simpatía incomodaron a la por entonces primer mandataria al punto de que instantes después de su primera entrevista con el cirujano Cristian Fuster, pidió investigarlo. Temía que fuese hijo de algún militar acusado de delitos de lesa humanidad.

Cristina Kirchner junto a Wado de Pedro, uno de los referentes de La Cámpora. Foto Maxi Failla

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En un pasaje del libro Cristina Kirchner cuenta con detalles que mandó a llamar al diputado Wado de Pedro y le pidió que vaya a Abuelas de Plaza de Mayo y a H.I.J.O.S para investigarlo.

“… ingresa un médico, muy alto y muy serio, me dice que es el cirujano y me explica que van a tener que operarme: o sea, abrirme la cabeza para sacar el hematoma”, sostiene la ex presidenta.

Cristina Kirchner participó en 2015 de un homenaje a Cristian Fuster, el neurocirujano que la operó en 2013. Fotos Emmanuel Fernandez

Contó que empezó “a tener miedo de que fuera el hijo de algún militar acusado por delitos de lesa humanidad o algo parecido. ¡Mi Dios!… Lo mandé a buscar inmediatamente a Wado de Pedro. Ahora lo recuerdo y me río: ‘Wado, andate urgente a Abuelas y a H.I.J.O.S. y averiguá si este tipo es hijo de algún militar acusado de lesa’, y ahí nomás salió Wado a buscar los antecedentes del pobre Ricardo Fuster, que resultó ser un tipazo, un pan de Dios, tímido y de absoluto bajo perfil además de un médico extraordinario… “, detalla.

Mirá también

Pero de Pedro volvió al poco tiempo y fue contundente: “No tenemos nada. No hay nada”.

La cirugía fue un éxito y Fuster se convirtió en un médico de confianza de Cristina. Dos años después, la ex presidenta encabezó un acto en el senado para homenajear a Fuster: “Este hombre fue el que operó mi cabeza y estoy acá para reconocerle y agradecerle, y para que la comunidad lo reconozca”, dijo en ese entonces.

Articulos relacionados