Del dicho al hechoSociedad 

Del dicho al hecho



CÓMO EN LA POLÍTICA ARGENTINA SOBRAN DATOS Y FALTAN VERDADES. EN EL PAÍS DE LOS OPINÓLOGOS, EL PESO DE LAS IDEAS YA NO SE PONE EN CON-TEXTO. EL DIRIGENTE AMIGO DEL PAPA SUGIRIÓ QUE CRISTINA FUE CASI VÍCTIMA DE CORRUPCIÓN AJENA. PARA EL DIRECTOR DEL INDEC, LA INFLACIÓN ESTÁ MÁS VINCULADA A UN “AMBIENTE INFLACIONARIO”. EJERCICIOS DIALÉCTICOS PARA DETECTAR SEMI VERDADES

Por Trivia Demir

El escenario político peca de un reduccionismo inimaginable. Cada nuevo hecho sepulta peligrosamente el inmediato, y la opinión pública se retuerce cada vez más en torno a intuiciones, que a informaciones. Porque datos sobran, verdades no. Y ese es un trabajo complejo que requiere escarbar posturas, ampliando el campo visual sobre el poder y sobre todo sobre los proyectos colectivos, que son los que pueden poner blanco sobre negro a la crisis institucional que brilla en nuestro criollo horizonte. Por supuesto, no se puede rescatar mensaje escindido del emisor, que es en definitiva el `con-texto´ que legitima cualquier idea u opinión. Aristóteles afirmaba que “No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad”.

Actos y palabras de fe

El dirigente social amigo del papa Francisco, Juan Grabois, fue entrevistado por Net Tv y dejó importantes definiciones acerca de su acercamiento al kirchnerismo. Sin embargo, también se distanció de algunos de los personajes que marcaron la era K. En un momento de la entrevista –por ejemplo- Grabois dio su visión sobre los funcionarios de Cristina Kirchner que fueron corruptos o ineficaces: «Quiero que Cristina vuelva pero ellos no. No quiero que vuelvan los corruptos, a los que no nombro porque no es noble hablar de gente que puede estar presa, procesada. Tampoco me gustan los caniches de Perón, que son los Guillermo Moreno, que andan ladrando y cuando viene el perro grande se van corriendo».


Luego de tratarlo de «caniche», Grabois fue un poco más allá y señaló: «Se hace el malo, el compadrito pero dejó la economía recontra concentrada. Esa gente no quiero que esté».


Por otra parte, destacó que el problema corrupción no es propio del sistema kirchnerista sino «del sistema político argentino» y también «de personas ambiciosas». Además, se refirió a lo que él considera casos de corrupción en el actual gobierno: «Existen otros mecanismos, un poquito más sofisticados, más elegantes, pero son terriblemente corruptos».


A diferencia de la salvedad que hizo con Cristina, a quien consideró «una buena persona, honesta», sobre Mauricio Macri afirmó: «No sé en qué cabeza cabe que el Presidente saque un decreto para habilitar que sus familiares estén en un blanqueo al que el Congreso le dijo que no. Es algo muy parecido a la corrupción».


Por otra parte, para evitar que haya robos dentro del Estado, puntualizó: «Debe haber un obsesivo control de la evolución patrimonial de los funcionarios, de directores para arriba, y un mensaje muy claro del que mete el dedo en la lata, `le cortamos el dedo`(sic)».


No obstante, justificó que Cristina no tenía por qué estar al tanto de la corrupción que había en los funcionarios y citó como ejemplo el mundo que el mejor conoce: «Sé que en el mundo de los movimientos sociales hay corrupción, situaciones de clientelismo, de coacción a personas en situación de vulnerabilidad, que no debe haber cosa más vil. ¿Las conozco en detalle? No. ¿Hago lo suficiente para cambiarla? No lo sé. Cualquier persona que dirige una estructura grande, con relaciones sociales complejas tiene que lidiar con esa complejidad. Y la honestidad radica en lidiar de la mejor manera posible, según lo que uno considera en cada momento. Y la deshonestidad radica en beneficiarse personalmente de la situación. Cristina no se benefició, intentó combatirla».


En relación a su visión sobre la economía, el dirigente social respondió: «Aprendí, creo que de Bergoglio, que eco viene de casa y nomía de administración. Entonces, entiendo la economía como la administración de la casa común, de un país, de una ciudad. Hablamos de la economía popular porque es la casa común de los sectores populares».


Ante la repregunta si él cree que el Papa ve la economía de la misma forma, contestó: «Sí en términos de no mistificarla, no plantearla desde una perspectiva tecnocrática y financierizada. Creo que el Papa tiene esa idea, sobre todo por lo que dice en Laudato sí».

Palabras medidas

«El convocar a la austeridad no rinde políticamente. En la Argentina al menos no es un activo político», sostuvo el director del Indec, Jorge Todesca en una entrevista a La Nación, cuando se lo consultó acerca de la resistencia de la sociedad argentina de ajustar los gastos a los ingresos. «Después del 2002 creí que ya habíamos aprendido. Lo mismo en el ’89. Confiemos en que esta vez habrá un aprendizaje», afirmó el exviceministro de Economía durante la gestión de Jorge Remes Lenicov, y agregó: «La alta inflación es hoy, en el resto del mundo, más excepcional que en la década del ’70 y ’80. Nuestro nivel de inflación es mundialmente excepcional».


Respecto del plan Precios Esenciales, Todesca evitó hacer pronósticos acerca de su efectividad. «Como Indec, es muy difícil anticipar qué efectos va a tener».


«La inflación de los últimos meses se aceleró. Hubo aumento de tarifas pero no justifican el nivel de inflación y salarios tampoco porque las paritarias están por delante. Cuando la hoja de cálculos no nos justifica todo, empezamos a pensar en otras cosas. Una es la inercia inflacionaria», analizó.


De acuerdo con el director del Instituto encargado en decir la verdad con indicadores, la inflación está más vinculada a un «ambiente inflacionario». «Mi reflexión tiene que ver con el ambiente inflacionario. No veníamos con inercia hacia arriba. Pero me parece que hay un ambiente inflacionario por incertidumbre sobre el tipo de cambio, condiciones políticas del país. Esto puede explicar la diferencia. Probablemente estas medidas mejoren este ambiente», especuló

Los por cientos y los monitoreos

En otro tramo de la entrevista, Todesca dejó clara la independencia del trabajo del Indec: «Trabajamos con mucha independencia con un equipo muy profesional».


Sobre su relación con el Gobierno, detalló: «Adelantamos muy selectivamente los informes. Un día antes de que salgan se lo pasamos al ministro de Hacienda y al presidente del Banco Central (sic). Lo tenemos transparentado. Es una práctica aceptada internacionalmente y está declarado en nuestra página web».


Sobre el índice de pobreza de 32% elaborado por el Indec y la diferencia con el del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, que fue del 31,3%, menor que el del Gobierno, Todesca aclaró: «No sigo en detalle la metodología de la UCA. Ahí debe estar la diferencia. Desde el punto de vista estadístico, la diferencia es menor.»


«La UCA cubrió un bache cuando el Indec no daba cifras. Me parece muy bien que siga su trabajo», destacó y detalló la metodología oficial: «Nosotros tenemos una metodología que se llama ‘línea de ingresos’ que está muy difundida internacionalmente. Además, publicamos un informe sobre condiciones de vida con una serie de factores multidimensionales.»


«Hay 6 factores para medir la pobreza: el acceso a servicios de salud, la propiedad de la vivienda, el acceso a agua potable, el sistema sanitario, las condiciones de la vivienda y el hacinamiento», enumeró. «Esta forma de medir la pobreza arrancó en el 88 en la Argentina. Por primera vez se suspendió en el año 2013», contextualizó.


Sobre el debate que se dio en el Gobierno acerca de articular esas dimensiones con el índice de pobreza e incluir acceso a cloaca, entre otras dimensiones, dentro del indicador que pudiera reducirlo ante políticas públicas de infraestructura, Todesca prefirió una postura independiente: «Pienso que es mejor que el instituto sea muy claro en cuanto a seguir los estándares internacionales».


El pasado del Indec en los años de administración kirchnerista también fueron parte de la entrevista. La actuación de la CEPAL, que recién reconoció la falta de confiabilidad de las estadísticas del Indec luego de cumplido ese ciclo y el poco énfasis del campo científico local en llamar la atención de la manipulación oficial de los indicadores del Indec, Todesca sostuvo: «Esta inquietud se tradujo en la constitución de un grupo dentro de la comisión estadística de las Naciones Unidas que revisó esta cuestión e hizo recomendaciones para el futuro». También reconoció: «Hubo una ausencia de las organizaciones al respecto».


Sobre el desafío de un Indec independiente en caso de una nueva gestión kirchnerista, Todesca sostuvo: «El mayor resguardo para estas instituciones es tener una autonomía más allá de quién dirige el país. Eso significa una modificación en la ley. Se necesita una ley de estadística. Dentro del Gobierno hay un proyecto al respecto que tiene que ser enviado al Congreso.»


Sobre la suerte del Indec en caso de que Roberto Lavagna sea el candidato ganar la presidencia, dijo: «Somos amigos de hace muchos años. Lo respeto mucho. Me parece que como funcionario del Gobierno no debo hacer juicios» y agregó «El Indec dependía de él cuando fue ministro de Economía. Tiene currículum de haber respetado al Indec».


Todesca reconoció también los pendientes en el Indec: «El cambio institucional dentro del Indec no está consolidado. Los profesionales no están designados por concurso y otras cuestiones. Todavía tenemos institucionalmente un costado débil.»


Sobre el conflicto sindical que enfrentó al inicio de su gestión, afirmó: «Tuvimos un conflicto muy profundo, especialmente con UPCN. Pero creo que hemos superado esa etapa y hemos tomado cada uno su lugar» y agregó: «Hemos convenido muchas mejoras con ellos respecto a los trabajadores».


«No tenemos una grieta dentro del Indec. No hay estadísticas de izquierda o derecha, kirchneristas o macristas. La estadística oficial no tiene que estar en el campo de la disputa política», estimuló.


En fin, el ejercicio cotidiano de todo quien se precie buscador de un país mejor, debería ser entrenar su entendimiento sobre todo tipo de discursos sin perder de vista de donde provienen. El con-texto es fundamental para rescatar la verdad de la falsedad. Porque cómo decía Goethe “Si los hombres, una vez que han hallado la verdad, no volviesen a retorcerla, me daría por satisfecho”, no?

Fuentes: IProfesional, NA, LN, NetTv, propias

Articulos relacionados