Acusan a los iraníes detenidos por asociación ilícita, pero igual podrían expulsarlos del paísPolítica 

Acusan a los iraníes detenidos por asociación ilícita, pero igual podrían expulsarlos del país

Puede afirmarse que la relación entre los iraníes Sajjad Samiei Naserani, de 27 años, y Manzoreh Sabzali, de 30 es una historia de amor y engaño. Pero para la justicia federal es la de un raid delictivo, ya que esta semana les amplió el procesamiento con la acusación de haber conformado una asociación ilícita. Al mismo tiempo, desde el gobierno ya firmaron su expulsión del país, sólo supeditada a la decisión de los tribunales.

Fuentes judiciales confirmaron a Clarín que la pareja de iraníes que logró entrar al país por Ezeiza el pasado 12 de marzo con pasaportes falsos de Israel y fue detenida días después se encuentra en una situación complicada. Es juez Luis Rodríguez y el fiscal Jorge Di Lello tienen la causa en su contra. De acuerdo a los pocos datos que trascendieron a liberarse el secreto de sumario -algunas de cuyas partes no se puede conocer- en las computadoras del joven Naserani se encontraron elementos suficientes para ampliarles la acusación a ambos. El primer procesamiento había sido por la entrada al país con pasaportes falsos o adulterados.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El 10 de abril pasado, la Cámara Federal porteña confirmó el procesamiento con prisión preventiva de los dos jóvenes, al descartar que hayan actuado en “estado de necesidad”, como supuestos perseguidos en su país. Los camaristas Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia concluyeron que las medidas en curso “permitirán avanzar no sólo sobre el accionar de los involucrados desplegado” en la Argentina “sino además establecer la posible existencia de conexiones a nivel internacional“.

Quien está más comprometido es él, Naserani, porque, de acuerdo a lo que pudo saber Clarín se le encontraron vínculos con personas ligadas a la falsificación de documentos. Esos supuestos contactos internacionales y locales siguen bajo secreto. La justicia tampoco descarta algún tipo de conexión de los iraníes con el terrorismo. En paralelo, tampoco descarta autorizar al gobierno para la expulsar a los iraníes de la Argentina.

Mirá también

De hecho, tal como anticipó este diario el 1 de abril, la Dirección Nacional de Migraciones dictó la expulsión y prohibición de reingreso al país de ambos detenidos, medida que está supeditada a la decisión judicial. La investigación continúa, y si el procesamiento quedara firme podría hacerse efectiva la expulsión decidida por Migraciones. El mismo camino seguirían los iraníes si se diera la orden de liberarlos: el gobierno los mantendría detenidos hasta concretar su expulsión a Irán. 

Naserani y Sabzali entraron a la Argentina con pasaportes robados y a nombre de los israelíes Netanel Toledano y Rivka Toledano, quienes existen. Esos documentos ya estaban dados como perdidos y robados, y si bien la alerta saltó en el control de Migraciones en Ezeiza los dejaron entrar. Por eso, el director nacional de Migraciones Horacio “Toto” García ordenó la suspensión de dos empleados involucrados en lo que para las autoridades ha sido un “error” y no otro hecho que denote complicidad. 

Mirá también

Apenas pasaron el control saltó el alerta, y comenzó la búsqueda del ministerio de Seguridad, la AFI y la Justicia. Los iraníes habían entrado al país sólo cinco días antes del aniversario del atentado a la embajada de Israel el 17 de marzo. Con 300 policías en las calles buscándolos en sigilo, finalmente los encontraban en un hotel de la calle Lavalle al 3000, después de haberse alojado en otros hoteles en la calle Perón al 900 y en Diagonal Norte al 800 de la Capital. 

El caso saltó a la luz, y se armó un revuelo. Interpol Irán confirmó que ambos eran de esa nacionalidad. España nunca justificó por qué los dejó salir, y tampoco Portugal, afirmaron fuentes consultadas. Porque antes de llegar a la Argentina pasaron por varios sitios en Europa con pasaportes falsos y nunca los detuvieron.

Mirá también


Clarín reconstruyó una parte de la historia de esta “pareja” trazada en la Justicia. En las declaraciones que les tomaron surgió que son iraníes cristianos, que la mujer insistió con que en Irán asistía a reuniones en casas que son religiosas pero no permitidas. Que se fue a a Turquía como refugiada y que después pudo irse a Grecia, donde se sentía mejor.

De los testimonios surge que, enamorada de Naserani, ella habría decidido seguirlo por todas partes. El, en cambio, tuvo problemas en Irán por una supuesta relación con una mujer casada. El adulterio está penado en Irán. Lo cierto es que dijo haber huido a Grecia, donde conoció a Sabzali. Pero en las declaraciones no parece dar muestras de una relación amorosa tan comprometida con la chica como da ella (Sabzali dijo que se quería casar).

Articulos relacionados