El PJ Bonaerense amenaza con impugnar en la Justicia la prohibición por decreto de las colectorasPolítica 

El PJ Bonaerense amenaza con impugnar en la Justicia la prohibición por decreto de las colectoras

Todavía no vé la tinta sobre papel y ya es polémica. El apoderado del PJ bonaerense, Jorge Landau, encargado del trámite eleccionario partidario desde antes de los 90, atacó la eliminación -por decreto- de las colectoras en la Provincia que solicitó María Eugenia Vidal. Considera “arbitraria” esa decisión en manos del presidente Mauricio Macri.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Según el ex diputado, impugnarán la eventual medida ante la Justicia Electoral con el argumento de que no se pueden cambiar las reglas de juego con el proceso ya iniciado.

Hasta ahora, la normativa habilita que un sólo candidato a gobernador pueda ir “colgado” a varios postulantes a la presidencial. Es la denominada lista “espejo” utilizada en varios distritos del país. De acuerdo con la presunción de Vidal, calzaría a medida de la compleja estrategia de unidad que intentan algunos sectores del peronismo.

Si ello ocurre, de acuerdo con la previsión oficialista, conspiraría contra las posibilidades de reelección de la gobernadora. Por eso el apremio de la firma del decreto.

María Eugenia Vidal se reunirá este viernes con Mauricio Macri.

Landau sostiene que ya existe “una interpretación” de la Cámara Nacional Electoral permitiendo ese tipo de armado electoral “si existía un vínculo jurídico previo entre los partidos que conforman una alianza”. Con ese soporte de apariencia legal, el apoderado asegura que “se puede aceptar la instalación de una colectora o una adhesión como la que se está planteando en estos momentos”.

“Si encubriendo un decreto reglamentario se avanza sobre el fondo de la cuestión, lo que está logrando es modificar la ley por fuera de las competencias reglamentarias. El hecho de firmarlo en estas circunstancias revelan que hay una utilización de las facultades reglamentarias para distorsionar el proceso electoral en provecho propio”, advirtió Landau.

Desde el gobierno explicaron a Clarín que “la eliminación se ajusta a derecho”.

Como sea, este viernes, en Olivos, cuando Macri reciba a Vidal en Olivos, con una comitiva de candidatos bonaerenses de Cambiemos, estará resuelta la cuestión.

La modificación de esta normativa vigente para las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), obtura el “enganche” múltiple de la diversidad peronista en Buenos Aires.

En ese imaginario macrista, Cristina Kirchner, Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa o aún Sergio Uñac (San Juan) podrían llevar a un único postulante a gobernador. Un combo electoral, hasta ahora, sólo sustentable en los laboratorios. Pero, Vidal se puso a resguardo de sorpresas.

Del encuentro de este viernes surgirá, seguramente, la argumentación contraria a la vigencia del artículo N° 15 del decreto 443 que prevé el funcionamiento de las colectoras.

Mirá también

“La modificación es para incorporar mayor coherencia y claridad al proceso electoral. Para ello, es necesario regular la oferta de los partidos para evitar confusiones. Por eso, resulta perentorio eliminar de las diversas combinaciones entre agrupaciones de diferente orden, como las listas colectoras o candidaturas múltiples”, sobre esa base argumental, Macri firmará el decreto.

Jorge Landau, apoderado del PJ.

Según los convocantes de Olivos, esa práctica se incrementó por la “fragmentación y desnacionalización” del sistema partidario. Contribuye, de acuerdo con el mismo criterio, a la dispersión de las fuerzas políticas.

Detrás de la forma está la necesidad. Vidal insinuó un desdoblamiento del comicio en la Provincia. De esa manera competía su crédito político personal contra la oposición fragmentada. No prosperó. Ahora debe procurar el escalamiento de 4 ó 5 puntos de Macri. Ese ascenso aportaría competitividad a su reelección. La aseguraría, de algún modo. Pero el Presidente fluye entre cascadas. Y si el peronismo articula respuestas unificadas, la perfomance de Vidal caminará en sombras.

“Un sólo voto nos deja a afuera y destruye todo lo que construimos en cuatro años”, admiten en las cercanías de la gobernadora.

En la residencia presidencial se refrescarán algunos conceptos. Primero: la necesidad de mantener hegemonía en las cabeceras del Interior. La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca, con mayor preponderancia. Conservar el voto “chacarero” que en las secciones cuarta, sexta y séptima contribuyeron al triunfo de Cambiemos. La complejidad para el oficialismo es la tercera sección, en el sur del Conurbano, donde Cristina, en varias comunas, roza el 50 por ciento de acompañamiento. Con la primera, en el norte del Gran Buenos Aires, resumen el carácter del comicio porque concentra el 67% de los electores de toda la Provincia. San Fernando, San Isidro, Vicente López son la triada oficialista que sostiene la expectativa oficialista.

En esa apretada geografía del Conurbano (apenas 2% del territorio) donde se apretujan realidades disímiles, complejas, Quilmes, Lanús, Tres de Febrero, son los municipios más importantes donde el macrismo requiere, indispensable, volver a ganar el voto vecinal. No obstante, desde la Casa Rosada asumen que para la subsistencia del Gobierno tienen que ganar otras comunas.

De esa urgencia surgen “los sin tierra”, como se denomina a los candidatos de Cambiemos que están fuera del poder. En el desierto político de las urnas. El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, competirá en La Matanza contra el tándem peronista Verónica Magario- Fernando Espinoza. Es el distrito con mayor cantidad de electores de la Provincia (1,3 millones).

En 2017 Cambiemos llegó a los 30 puntos, aunque distante de los 49,83 de Unidad Ciudadana. Repetir o mejorar esos guarismos aparece como una tarea dificil para Finocchiaro. Otro ministro, el de Desarrollo Social de la Provincia, Santiago López Medrano, acaba de aceptar otra severa misión de Vidal: competir en San Martín. Son los cruzados con cargos institucionales.

Algunos arrancan a la intemperie. Hace un mes, en San Miguel del Monte, Vidal obtuvo de ellos (los “sin tierra”) el compromiso de acompañar a Macri y ganar parcelas distritales.

Un dato: 80 por ciento de los votantes bonaerenses están en sólo 40 partidos de los 135 municipios. En 18 gobierna Cambiemos. Aspiran a, por lo menos, una veintena.

Conspiraría contra ese objetivo la idea la economía en desbarranque, tanto como las colectoras, según la exageración. El artículo N° 15 determina que “en el acta de conformación de las alianzas pueden establecerse acuerdos de adhesiones de boletas de diferentes categorías para las elecciones generales, con otras agrupaciones políticas no integrantes de la alianza”.

El gobernador Gerardo Morales (Jujuy) puede dar fe de su vigencia porque avaló listas “espejo” en la última elección, incluso con los renovadores de Massa. Hay otras experiencias.

Vidal no está de acuerdo. Aún con la evidencia que los escenarios del peronismo en la Provincia están todavía muy difusos. Un grupo de intendentes prohíjan la candidatura de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora). Otros de Verónica Magario (La Matanza). Cristina la de Axel Kicillof. Daniel Scioli la del ex ministro Sergio Berni. Y asoma, experimental, Marcelo Tinelli con mentores poco claros (citan a Lavagna).

Aunque la colectora quedara vigente se supone que funcionará si existe acuerdo entre todos los actores peronistas presidenciables. Improbable. Lavagna no considera acercamiento con la ex presidenta. Tampoco Urtubey. Massa es una incógnita para propios y extraños.

A dos meses de la presentación de candidaturas, no surge quién o cómo podrían juntarse esas voluntades.

Por las dudas, Macri redactó el decreto. Dicen que no hace falta otro requerimiento legal. Cristina Fernández utilizó el mismo medio para habilitar las colectoras en 2011.

En 2016 Diputados aprobó una reforma electoral que contemplaba la supresión del artículo, pero Senado rechazó y el proyecto perdió estado parlamentario este año.

CG

Articulos relacionados