Alberto Samid: un hombre que se jacta de haber comprado dos departamentos con una noche de pókerPolítica 

Alberto Samid: un hombre que se jacta de haber comprado dos departamentos con una noche de póker

“Matancero peronista. Hincha de Gardel. Hincha de Boca. Hincha de Ford. Y le tengo bronca a Mauro Viale“. Esas palabras aparecen hace años en una tarjeta personal que le atribuyen a Alberto Samid.

Buscado por la Justicia por no haberse presentado a declarar en el juicio en el que se lo acusa de ser parte de una asociación ilícita y evadir impuestos, Samid mostró siempre con orgullo su costado empresarial y político y, de la mano de un alto perfil mediático, llegó a autoproclamarse “El Rey de la Carne”.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Nacido en Buenos Aires hace 71 años, desde chico estuvo ligado al negocio de los frigoríficos en el partido de La Matanza. Tanto su padre como su abuelo eran matarifes. 

El emprendimiento familiar se expandió bajo su mando gracias a que él logró cerrar el círculo de producción ganadero: tuvo cabezas de ganado, frigoríficos y una cadena de carnicerías, La Lonja. En los mostradores de sus más de 30 locales —la mayoría en la zona oeste del Conurbano— se destacaban los cortes de carne vacuna a precios más bajos que los habituales en el mercado.

Durante el Congreso Nacional del PJ, en 2018. (Luciano Thieberger)

Los vínculos políticos de Samid le permitieron llegar a puestos importantes: fue diputado provincial entre 1987 y 1991, asesor ad honorem de la presidencia de Carlos Menem (con quien después se pelearía y a quien acusaría de ser un “traidor a la raza árabe” por el rol que asumió durante la guerra del Golfo), presidente del club Deportivo Morón entre 2000 y 2001 y director del Mercado Central, cargo al que llegó en 2014 por decisión de su amigo Daniel Scioli.

La vida del matarife está llena de momentos curiosos: durante 2006, cuando decidió lanzar su candidatura a diputado, organizó y pagó de su bolsillo 246 asados (700 kilos de carne y 60 chorizos cada uno) entre los vecinos de La Matanza, según contó la periodista Leila Guerriero en su texto sobre Samid publicado en el libro Frutos Extraños.

Mirá también

En los últimos años, cercado por cada vez más problemas judiciales y fiscales en sus carnicerías, prácticamente se retiró del negocio, al menos oficialmente: sus dos frigoríficos, uno en Cañuelas y otro en Plomer, se encuentran cerrados. La mayoría de las sucursales de La Lonja también bajaron la persiana.

Al mismo tiempo, su perfil mediático creció como nunca. En 2015, en plena campaña electoral, Samid hizo de su figura un personaje pintoresco y desembarcó en el Bailando por un Sueño. Su momento más recordado, de todas formas, ocurrió en enero de 2002, cuando protagonizó uno de las peleas televisivas más recordadas y le pegó una trompada al aire al periodista Mauro Viale.

Se casó con Marisa Scarafía, a quien conoció cuando él tenía 32 años y ella 16. Ella es la madre de sus cuatro hijos: Sol, Belén, Júnior y Luz.

Samid no es de ayudar en la casa. Se ufana de “nunca haber hecho tareas de mujer, como hacer la cama y lavar los platos”. Así entiende él el asunto: “Donde el hombre empieza a hacer la cama, todo se va degenerando“, le dijo a Leila Guerriero.

Escribió dos libros: La historia de la carne y La historia de La Matanza. De ellos costeó la impresión de 1.200.000 ejemplares.

Mirá también

Aficionado al ajedrez y el póker, contó que una vez se sentó a jugar a las cartas a las diez de la noche y se levantó a las diez de la mañana: “Con la plata que gané, me crucé enfrente y me compré dos departamentos”, le contó a Guerriero. Hoy asegura que ya no juega por dinero.

LGP

Articulos relacionados