Juan Schiaretti se junta con Miguel Lifschitz: acuerdo en Córdoba y ¿ensayo nacional?Política 

Juan Schiaretti se junta con Miguel Lifschitz: acuerdo en Córdoba y ¿ensayo nacional?

Con el acuerdo para una obra conjunta como telón de fondo, el gobernador peronista Juan Schiaretti y su par socialista, Miguel Lifschitz, celebrarán este jueves la alianza electoral que sellaron en la provincia de Córdoba y ahondarán en la idea de replicar esa experiencia a nivel nacional de la mano de Roberto Lavagna y el PJ Federal.

El argumento formal del encuentro es la presentación de la unidad ejecutora para la construcción del acueducto que ambas provincias habían anunciado en octubre de 2018. Pero antes o después del acto, los mandatarios mantendrán una reunión a solas, donde la política será el eje principal.

Como socio fundador y en su rol de “armador” de Alternativa Federal -espacio que comparte con los precandidatos Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto- el cordobés viene de reunirse con Roberto Lavagna, el candidato que empuja el socialismo de Lifschitz, y con Marcelo Tinelli, que coquetea con saltar a la política de la mano de este tercer espacio.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Ahora el encuentro es con Lifschitz, armador de la pata progresista, que en los últimas semanas empezó a apurar la necesidad de acuerdo. “Lamentablemente los tiempos van transcurriendo y no tenemos demasiado plazo“, planteó el socialista en diálogo con Futurock.

La intención, tanto de Lavagna como de los peronistas federales, es confluir en una gran frente que logre saltar la grieta Mauricio Macri- Cristina Kirchner. En Córdoba lo lograron. Schiaretti irá por la reelección con un nuevo sello: “Hacemos por Córdoba”, que incluye al GEN de Margarita Stolbizer y el socialismo local

Pero en el plano nacional hay una diferencia clave: Massa, Urtubey y Pichetto, que ya están lanzados a la presidencial, quieren dirimir al candidato del espacio a través de la PASO, mientras que el sector de Lavagna y Lifschitz insiste en una fórmula de consenso.

Mirá también

“Hay demasiados intereses personales y de grupos que están primando sobre el interés general. Un escenario de internas en este momento dividiría a la sociedad y no permitiría luego que todos esos votos puedan confluir en una propuesta común, un proyecto unificado”, consideró Lifschitz.

Los sectores progresistas, además, amenazan desde el inicio con que no están “dispuestos a quedar atrapados en una interna peronista“.

Hace dos semanas, cuando Schiaretti recibió a Lavagna, el gobernador defendió las PASO para que compitan todos los candidatos que quieran y el economista mantuvo su postura de consenso.

Lifschitz y Schiaretti mantienen una excelente relación. Ya se habían reunido en diciembre, cuando la aparición de Lavagna en el escenario nacional era todavía incipiente. En ese entonces comenzaron a darle forma a la idea de armar una “alternativa” electoral. La semana pasada, el santafesino estuvo en la apertura del Congreso de la Lengua en Córdoba.

Articulos relacionados