Escala la pelea federal por cobro anticipado de Ingresos Brutos por pago con tarjetasSociedad 

Escala la pelea federal por cobro anticipado de Ingresos Brutos por pago con tarjetas

La creación del Sistema de Recaudación sobre Tarjetas de Crédito y Compra (Sirtac) -cobra por anticipado Ingresos Brutos sobre las ventas que realizan los comercios y empresas con tarjetas de débito y crédito y PayPal- generó el repudio de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que les reclama a los gobernadores que “desistan de la voracidad recaudatoria que está poniendo en jaque al sistema productivo”. También la Federación de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce) criticó la decisión. La Comisión Arbitral del Convenio Multilateral, en tanto, rechazó las acusaciones y planteó que el nuevo formato no hace más que “simplificar y unificar” los pagos, y señala que actuó a pedido de las empresas de plásticos, que pedían un “ordenamiento”.


Hoy todas las provincias -salvo Chubut- tienen regímenes diferentes de retención de operaciones con tarjetas; el Sirtac debería reemplazar gran parte de esos esquemas. Se crean una aplicación y un solo pago; las provincias deberán adherir al esquema. La Ciudad de Buenos Aires (CABA) anunció que no lo hará.

Antecedentes

Hace poco más de dos años la Atacyc (la cámara que reúne a las tarjetas) planteó la necesidad de generar regímenes centralizados y armonizados para simplificar el cumplimiento tributario.


Roberto Arias, presidente de la Comisión Arbitral, rechazó que esto provoque más presión tributaria o complique la administración de las tarjetas y comercios, encareciendo las operaciones: “Todo lo contrario: simplifica”. Fuentes de Hacienda de diferentes provincias indicaron que incluyeron el tema en un proyecto que vienen trabajando con el Ministerio del Interior desde hace dos años y que tendrá financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para la modernización de todos los sistemas de la Comisión Arbitral.


José Arnoletto, presidente de la Facpce, calificó el sistema de “espantoso” porque se suma a los problemas que ya tienen las pymes por el “desfinanciamiento” que les producen los anticipos al quitarles capital de trabajo, y porque le quedan saldos a favor. “Con el convenio se distribuyen la base imponible y la recaudación las distintas provincias. Básicamente hay tres provincias donde todos los contribuyentes del país tienen saldos a favor: Misiones, Tucumán y Mendoza. A eso se agregará la retención por las operaciones con tarjetas y puede haber doble retención: primero retiene la tarjeta y cuando esos fondos se acrediten en el banco vuelve a retener la entidad. Es todo lo contrario a lo prometido por las provincias”, dijo Arnoletto.


“Ya de por sí pagar impuestos sin haber cobrado por la venta realizada es un abuso -sostuvo el presidente de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán-. Ingresos Brutos registró en las últimas décadas una proliferación de regímenes, lo que hace que una misma operación pueda quedar alcanzada por más de uno y con alícuotas demasiado elevadas, con relación a la alícuota general del impuesto. Esta situación ha provocado saldos a favor recurrentes, aun en los casos de contribuyentes cumplidores”.

Presión tributaria

En la CAME admitieron que el Sirtac no implica en la práctica la creación de un nuevo régimen anticipado, pero plantearon que la unificación “solo puede ser positiva para los contribuyentes multijurisdiccionales” en tanto la implementación “no genere incrementos encubiertos de presión tributaria”. También preocupa que en el anexo de la resolución de creación del Sirtac se habilita un abanico de alícuotas que puede oscilar entre el 0,01% y el 5%; puede darse el caso de que haya provincias que no adhieran y pretendan seguir aplicando unilateralmente sus regímenes.


Heber Farfán, secretario de Ingresos Públicos de Córdoba (la provincia adherirá al sistema), ratificó que no “hay ningún aumento de nada; las excepciones de operaciones continúan igual. Las tarjetas que tengan excepciones especiales por 12 cuotas se mantendrán. No afecta más que en simplificarles el trabajo a las administradoras de tarjetas. Para comercios, para consumidores y para los fiscos el cambio no afecta ni en presión tributaria ni en recaudación”, concluyó.

Los observadores

Algunos analistas plantean que, se cree que la cantidad de regímenes de recaudación anticipada vigentes actualmente en el IIBB es excesiva, y que además las alícuotas aplicadas resultan demasiado elevadas en relación a la alícuota general del impuesto. Ahora bien, dado este contexto, resulta clave que en los casos de contribuyentes de convenio multilateral se centralicen los regímenes en una sola recaudación y se distribuya el producido de la misma entre las diversas jurisdicciones, ya que ese mecanismo reduciría las distorsiones derivadas de la aplicación de multiplicidad de sistemas provinciales sobre una misma operación.


En tal sentido, por ejemplo, puede decirse que el sistema de centralización de las recaudaciones bancarias (SIRCREB), vigente desde hace unos años, ha contribuido a reducir las distorsiones. Debe resultar claro que se considera que el sistema de recaudaciones bancarias a cuenta del IIBB es un exceso de administración tributaria que no debiera existir, o al menos que las alícuotas aplicables debieran ser mucho más reducidas, pero, dada su existencia y mientras se avance hacia su eventual eliminación, se considera que es mejor la administración centralizada del mismo que la absoluta libertad de cada provincia para su fijación y administración.

Articulos relacionados