Sergio Uñac apuesta a arrasar en las PASO y posicionarse como vice de Roberto LavagnaPolítica 

Sergio Uñac apuesta a arrasar en las PASO y posicionarse como vice de Roberto Lavagna

Sergio Uñac movió antes que todos. O casi. El 7 de diciembre, con los flashes en otro lado, se apareció por la casa de Roberto Lavagna en el barrio de Saavedra. Charlaron casi 2 horas y al salir jugueteó con la hipótesis presidencial del economista.

Quedó, del encuentro, una foto amateur que con las semanas adquirió valor cuando Lavagna se instaló en el Olimpo de los candidatos opositores. El economista lo retribuyó: a fines de febrero, voló a San Juan en la que fue su primera gira como “casi” candidato.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Este domingo, Uñac se mide en las PASO sanjuaninas, condenado a la victoria pero en busca de algo más: un triunfo arrasador, por encima de los 50 puntos -quizá 55- que sea su ticket para entrar en la liga mayor del peronismo nacional

El gobernador, que fue vice de José Luis Gioja -y lo sucedió tras el accidente en helicóptero- rastrea un triunfo potente que magnifique su victoria en 2017 cuando fue, junto a Juan Manzur, de los pocos jefes peronistas que ganó su provincia.

Pintas de Uñac 2019 en Capital y el conurbano, realizadas por la agrupación MUP sergio uñac politico campaña pintadas

No fue casual que fije la elección provincial para 2 de junio, veinte días antes del cierre de las boletas nacionales.  De rebote, la PASO es una de las primeras escalas del calendario nacional.

El diseño del cronograma sanjuanino habilita la sospecha de que Uñac puede, tras una victoria en su provincia, entrar en la ruleta de las fórmulas nacionales. En enero, en una entrevista con Clarín, no descartó ser candidato presidencial.

Días atrás, dijo que no es un disparate imaginarlo como vice de Lavagna. Traducción: bracea para meterse en la grilla de los presidenciales o de los vice presidenciales

Sin que lo verbalice, Uñac explora una tercera alternativa: aparecer como un ordenador del peronismo opositor, que navegue entre Cristina Kirchner y los gobernadores que se apiñan en el PJ Federal y oficie de armador de Lavagna.

Está entrenado. En los últimos meses, aunque selló un acuerdo del peronismo en la provincia, hace equilibrio entre la ex presidente y el PJ Federal. De hecho, fue uno de los pocos gobernadores peronistas que no se plegó a Alternativa Federal.

Antes, tuvo varias charlas con Cristina en el Instituto Patria y se reunió más de una vez con intendentes del PJ del conurbano. Eso lo puso, en una cuadrante K pero fue, luego, el primero -después de Eduardo Duhalde, el proto promotor del economista- en abrazar la teoría Lavagna 2019.

Nada, a simple viste, se interpone entre Uñac y una victoria. Marcelo Orrego, su principal duelista, no aparece como una amenaza. Delfín de Roberto Basualdo, senador y candidato recurrente, Orrego opera en el dispositivo macrista pero no usa la marca Cambiemos ni aparece en fotos con Mauricio Macri.

En total, además de Uñac y Orrego, compiten otras cinco listas: un ex Cambiemos Martín Turcumán y Nancy Avelýn por Cruzada Renovadora. También el industrial Gustavo Fernández que anotó la lista Dignidad Ciudadana que puede inducir al error de creer que son K.

Se trata, en verdad, de otro desprendimiento de Cambiemos. La oferta se completa con dos boletas de la izquierda: ​el MST con Mary Garrido y el Partido del Trabajo y Del Pueblo con Alberto Agüero.

PDL

Articulos relacionados