Manzanares también denunció supuestas irregularidades de abogados de Cristina KirchnerPolítica 

Manzanares también denunció supuestas irregularidades de abogados de Cristina Kirchner

En su extensa confesión, el ex contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, afirmó que abogados de la ex presidenta Cristina Kirchner habrían cometido supuestas irregularidades en su defensa y habrían presentado una declaración rectificativa de impuestos de Máximo Kirchner desde su oficina, aunque él ya estaba preso. Sin embargo, Carlos Beraldi, uno de los defensores de Cristina, rechazó las acusaciones de Manzanares y manifestó su “extrañeza” por la inclusión de esas declaraciones del contador en la confesión.

En su declaración, Manzanares contó que cuando cayó preso, en julio de 2017, “no había confeccionado las declaraciones juradas de impuestos a las ganancias de Cristina, Máximo y Florencia. Esa es una de las razones de abandono de Cristina y su familia hacia mí. El desastre de papeles y desorden me habría demandado varias semanas su confección”. “Era mucha presión y demasiado riesgo, pues estaban por vencer las declaraciones ante la Oficina Anticorrupción y ambos, Máximo y Cristina, pretendían ser candidatos”, a diputado y senadora, agregó.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Entonces, le pidió “a la contadora Natalia Franulic, que trabajaba part time en el Grupo Llaneza y en un estudio contable que, si iba preso, realizara las declaraciones juradas de Máximo, Cristina y Florencia”. Como finalmente cayó detenido, “Franulic hizo las declaraciones juradas pero las hizo mal. Ese hecho fue tapa de Clarín por el monto consumido que se le había consignado a Máximo”. En la primera declaración Máximo había afirmado que tenía un gasto diario de 56 mil pesos.

Entonces, Beraldi fue a ver a Manzanares a la cárcel. “Yo, al dictado, le dije cómo debían hacerse y hasta le escribí la hoja de ruta de cómo armar la rectificatoria. Luego Beraldi y su contador viajaron a Río Gallegos y con mi token (dispositivo digital), puesto que yo era nivel 4 en AFIP, hicieron las rectificaciones y las presentaron desde mi oficina”, señaló Manzanares.

Consultado por Clarín, Beraldi negó haber viajado a Río Gallegos en esa fecha y afirmó que la rectificación de la declaración de Máximo “la hizo una empleada de Manzanares de nombre Antonia o algo así. No se nada de claves ante la AFIP”.

Luego, Manzanares recordó que en el 2011 la dirigente de Cambiemos, Mariana Zuvic, lo denunció a él y al ex gobernador de Santa Cruz Daniel Peralta, entre otros, ante la Justicia, por empresas que había creado en Neuquén con fondos negros de Daniel Muñoz. Entonces, Manzanares, Muñoz, Carolina Pochetti y Peralta fueron al estudio jurídico de León Arslanián para enviar una carta documento a Zuvic acusándola de difamación.

“Lo cómico de la situación es que cuando me entregaron la carta documento para que la firmara, dije que no estaba de acuerdo, porque me parecía algo innecesario”, contó en su confesión ante el fiscal Carlos Stornelli. El juez federal Claudio Bonadio homologó el acuerdo de arrepentido de Manzanares, la semana pasada.

Luego narró Manzanares que una situación similar se dio en el 2017, cuando Beraldi “me hizo firmar una denuncia contra Bonadio, Garavano y Carrió, por el tema de mi detención”. Después, “cuando me saqué de encima a Beraldi, me hicieron venir a acá, a Comodoro Py, desde Marcos Paz, para designar un abogado querellante, pero decidí no hacerlo y desistí de esa denuncia”.

Creo que Beraldi no hizo todo lo que tenía que hacer. Una vez me vino a ver al penal (de Marcos Paz) y me echó en cara que lo hacía de favor. También me mandó a decir con De Sousa que la tenía más larga que yo”, aseguró. Fabián De Sousa es el socio de Cristóbal López en el grupo Indalo.

“La gota del postre es cuando me enteré de que me había ocultado dos declaraciones de una escribana y de Amil Lopez, quienes me habían acusado injustamente. No me traía copias de la causa ni me informaba de sus avances, mientras yo veía, por ejemplo, al detenido intendente de Itatí trabajando con hojas del poder judicial y con marcadores que le había acercado su defensor”, agregó.

Explicó que “todos mis compañeros de pabellón me decían que no podía tener el mismo abogado que mis consortes de la causa. Me daban el ejemplo, del Jefe Narco que le paga el abogado a todos los miembros de la banda para que guarden un pacto de silencio”.

En declaraciones a este diario, Beraldi -un abogado con muy buenos antecedentes y encargado de la defensa técnica de la ex presidenta- dijo que le dio a Manzanares “asistencia plena, a tal punto que llevamos su caso a la Cámara Federal e incluso a la Corte”. Recordó que lo visitó “25 veces en la cárcel y que los escritos judiciales fueron corregidos de puño y letra por Manzanares”.

Sin embargo, Manzanares puntualizó que “creo que fue una gran decepción para él, ver cuando empecé a tomar decisiones por fuera de esa estrategia. Siento que Beraldi defendía a otra gente en vez de mis intereses”, agregó, en alusión a la ex presidenta Cristina Kirchner. Recordó que “tiempo antes de tener mi primera indagatoria, fue Beraldi quien, en Río Gallegos, me preguntó si tenía abogado defensor, a lo que le contesté que no tenía ninguno. En esa conversación, donde nació la relación, el me dijo que me podía defender de manera gratuita”.

Sobre este punto, Beraldi afirmó que “conocí a Manzanares como el contador de los Kirchner que aportaba datos contables para la defensa. Es cierto que nunca hablamos de honorarios porque él cayó preso, pero algún día íbamos a tener que hacerlo”.

Sin embargo, en la cárcel de Marcos Paz, Manzanares aseguró que “De Sousa dijo que había pagado, como defensa para todos (los presos K), unos 7 millones de dólares como defensa integral, lo que chocaba con mi concepto de que me estaba atendiendo gratis por mi asistencia personal. Por otro lado, considero que hay un aspecto, que estaría dado como una suerte de obstrucción de justicia”.

En cuanto a ese último punto, Beraldi dijo que “es totalmente falso” esa afirmación de Manzanares sobre los 7 millones de dólares. Consultado sobre si coordina la defensa con otros abogados de presos o procesados K, Beraldi subrayó que defiende a Cristina, sus hijos, a Romina Mercado y a Fabián De Sousa. Finalmente, explicó que ejerce la defensa de la mano derecha de Cristóbal López porque “desde el 2004 asisto como letrado al Grupo Indalo”.

Articulos relacionados