Estudiantes le ganó a Gimnasia un clásico bien calienteDeportes 

Estudiantes le ganó a Gimnasia un clásico bien caliente

Pierna fuerte, tensión, rigor en la marca. Los primeros minutos del choque entre Estudiantes y Gimnasia ofrecieron el espectáculo previsible para los clásicos en cualquier parte del mundo. Apenas algún centro que Hurtado no llegó a conectar apropiadamente o un tiro desde afuera de Iván Gómez que se fue cerca aportaron algo de peligro cerca de los arcos.

Iban 27 minutos cuando Gimnasia dispuso de la primera chance medianamente seria para abrir el marcador. Apareció Faravelli sin marcas en el borde del área, pero resolvió con poco oficio y sacó un remate que llegó sin suspenso a las manos de Andújar.

Un minuto después llegó una jugada clave en el partido. De nuevo Faravelli fue protagonista negativo para Gimnasia: en la mitad de la cancha, fue a buscar con vehemencia abajo la pelota y le cometió una dura infracción a la Gata Fernández. El árbitro Delfino lo expulsó, en una decisión que pareció exagerada, y el Tripero quedó con diez para afrontar más de medio partido.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Previsiblemente, los nervios ganaron a Gimnasia, acostumbrado en los últimos tiempos a afrontar historias adversas en los clásicos. Se fue expulsado su DT, el Indio Ortiz, mientras a los gritos calificaba como “una vergüenza” el fallo de Delfino. Y todo el equipo sintió el golpe.

A los 34, como consecuencia del cambio de escenario, Tijanovich reemplazó al venezolano Vargas. Y Estudiantes tuvo su primera aproximación seria un minuto después, con un centro de Manuel Castro que casi se le mete a Arias.

Con Estudiantes ya como dominador, llegó el gol en el cierre de la primera etapa. Fue con una pelota parada, marca registrada de la casa: un corner de la Gata Fernández viajó al borde del área chica, donde Albertengo superó a sus marcas y cabeceó contra un palo para poner el primer tanto del partido.

Los de Quatrocchi pisaron fuerte en el segundo tiempo, ya con el resultado a favor y la ventaja de tener un jugador más. Por mucha fibra que le ponía, Gimnasia no conseguía revertir la historia de otro clásico que se le había puesto cuesta arriba.

Para Estudiantes, más allá de la victoria, quedaba además la satisfacción por el buen debut en el lateral izquierdo del pibe Facundo Mura, que estuvo claramente a la altura de las expectativas que habían generado sus actuaciones en la Selección Sub-20.

Gimnasia se ilusionó con una pelota parada de Ayala en la que pudo haber encontrado lo que le costaba mucho generar: el paraguayo puso una pelota preciosa en el área que superó la primera línea de marco y cabeceó Coronel de frente al arco, pero apenas desviado. Del otro lado, casi enseguida lo liquida Lattanzio con un tiro desde afuera que se estrelló en el palo derecho del arco de Arias.

A medida que pasaban los minutos, Estudiantes se afianzó y Gimnasia quedó cada vez más enfrascado en las protestas contra Delfino, que después de la exagerada roja a Faravelli quedó condicionado y dejó pasar unas cuantas acciones de jugadores triperos que habrían ameritado sanciones disciplinarias.

El clásico así se fue extinguiendo de a poco, con el festejo de los Pinchas y el lamento y la bronca de los de Ortiz. A los 43, el pibe Retegui, que acababa de ingresar, dejó también a Estudiantes con diez por una fuerte falta a Licht. Pero nada le iba a alcanzar para revertir la historia a Gimnasia, que a la tristeza por la caída le sumó la preocupación por la posibilidad de complicarse en los promedios. En un clásico con dientes apretados, al final el festejo en La Plata fue, como suele ocurrir en los últimos años, color blanco y rojo.

Una vez finalizado el encuentro, Delfino expulsó también a Alexis Martín Arias, arquero del Lobo, por protestar.

Articulos relacionados