Desplante de Argentina y del Grupo de Lima en la ONU al canciller de Nicolás MaduroPolítica 

Desplante de Argentina y del Grupo de Lima en la ONU al canciller de Nicolás Maduro

En una situación inédita pero que pone luz a lo que puede ser una nueva etapa para el régimen de Nicolás Maduro ante los organismos internacionales, Argentina junto a los otros miembros del Grupo de Lima le hizo este miércoles un desplante al canciller Jorge Arreaza.

Fue durante una sesión, temprano, del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que funciona en Ginebra y en la que actualmente Argentina ejerce como país vicepresidente. El embajador Carlos Foradori y los otros 13 pares suyos ante organismos internacionales que son miembros del grupo (Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, Guyana, Santa Lucía y México, con algunos reparos) esperaron a Arreaza y, cuando el ministro chavista comenzó a hablar, se levantaron,  tomaron sus carpetas, sus abrigos, y se marcharon.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El gesto, en diplomacia, se traduce como un desplante. 

Por otro lado, aunque Naciones Unidas mantiene las credenciales a los funcionarios del gobierno de Maduro en dicho organismo, Juan Guaidó nombró recientemente a María Fernanda Arestigueta como su representante en Ginebra. Se desconoce qué va a ocurrir, aunque es una cuestión compleja.

Mirá también

Arestigueta ya estuvo de hecho reunida con Foradori y algunos representantes extranjeros en Ginebra, que reconocen a Guaidó como el presidente interino de Venezuela. Mauricio Macri fue de los primeros mandatarios en hacerlo cuando el también titular de la Asamblea Nacional de Venezuela se autoproclamó “presidente encargado” el pasado 23 de enero.

En el video que se publica aquí se ve a Foradori retirarse con Gabriera Quinteros, directora general de Derechos Humanos de la Cancillería que viajó esta semana con el secretario Claudio Avruj.  Se ve partir también al resto de los embajadores ante la mirada sorprendida de Arreaza.

En paralelo y en línea con lo que habló el canciller Jorge Faurie el lunes ante la reunión del Grupo de Lima que se hizo en Bogotá, el embajador argentino ante la ONU, en Nueva York, abogó por una solución pacífica para el país caribeño. Allí, el embajador Martín García Moritán dio un discurso durante una reunión del Consejo de Seguridad focalizado en Venezuela.

Discurso. Un momento de la intervención del canciller venezolano, Jorge Arreaza, en la ONU (Reuters).

García Moritán se quejó de que “el régimen dictadorial de Maduro utilizó la fuerza para bloquear la iniciativa humanitaria, multilateral y pacífica” para rechazar la ayuda humanitaria que intentó entrar al país el sábado 23. Pero al mismo tiempo, Argentina se unió a la declaración general de encontrar una “transición pacífica a la democracia” en Venezuela. 

Pero en Ginebra el clima para con Arreaza -a diferencia de lo que vivió el canciller en Nueva York el día anterior- fue mucho más adverso.  

Por cierto, el canciller de Maduro, pronunció su discurso, defendió la política de su gobierno y se quejó de lo que consideró un bloqueo a su país. “Vinimos aquí a denunciar que hay contra Venezuela una agresión fundamentalmente por parte del Gobierno de los Estados Unidos y que con el gobierno de Trump se profundizó”. Dijo que contra su país y contra sus recursos humanos se estaba llevandoa cabo un “robo”.

Mirá también

Lo curioso es que despues de terminar su discurso en el Consejo de Derechos Humanos, Arreaza interrumpió su agenda. Por empezar, estaba inscripto para la reunión de alto nivel sobre desarme que se hacía este miércoles también y terminó enviando a su segundo. Y después se borró su nombre de la lista de funcionarios que iban a estar presentes en la conferencia de la Organización Mundial de Comercio que tendrá lugar este jueves. 

Articulos relacionados