“Madres de casos” y “fallos clave”: los dos caminos de la Corte Suprema que preocupan a la Casa RosadaPolítica 

“Madres de casos” y “fallos clave”: los dos caminos de la Corte Suprema que preocupan a la Casa Rosada

Si durante el kirchnerismo y los primeros años del macrismo, la agenda de la Corte Suprema de la Nación se movió con previsibilidad y en algunos casos excesiva sintonía con los tiempos de la Casa Rosada, el cambio en la presidencia del Máximo Tribunal, hace cinco meses, desencadenó una modificación en esa relación de poderes y hoy preocupa seriamente al Ejecutivo. Paradójico: el nuevo escenario se empezó a configurar cuando desembarcó como jefe de los cortesanos un juez promovido (y preferido) por el Gobierno, Carlos Rosenkrantz, en reemplazo de Ricardo Lorenzetti.

¿Qué pasó? La mayoría de tres miembros que coronó a Rosenkrantz funcionó como una alianza electoral: una vez consumado el triunfo, Horacio Rosatti se plegó a la agenda de la dupla derrotada (además del ex titular, Juan Carlos Maqueda) y la vice Elena Highton de Nolasco se paró en un punto indefinido. Así, el flamante titular impulsado por la Rosada quedó incómodamente solo y sin herramientas para replicar el personalismo de Lorenzetti. En la Casa Rosada sigue el pase de facturas para la “mesa judicial” que convenció a Macri del cambio. 

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Esta nueva relación de fuerzas en la Corte se reflejó en un par de fallos emblemáticos (actualización de haberes de jubilados, 2×1 para los represores o consulta popular por la re-reelección en la Rioja), donde Rosenkrantz quedó con voto unipersonal y perdedor.

La agenda que fijará este martes la Corte, replicando una metodología que usó a fines del año pasado, también forma parte de los cambios. Allí se incluye lo que en el Máximo Tribunal llaman “Madres de casos”. Se trata básicamente de sentencias que replica en grande. Ejemplo: la actualización de haberes de jubilados que se aprobó en 2018.

Como adelantó Clarín, dentro de las “Madres de casos” que prevé la Corte para los primeros meses del año, hay varios que preocupan al Gobierno: algunos por su impacto económico, en el año del déficit cero; otros por el impacto político. Ejemplos: 

Mirá también

– La presentación de un jubilado para que los haberes de los pasivos no paguen Ganancias. 

– Un amparo con el objeto de que se condene al Estado Nacional a disponer un ajuste por movilidad en los términos del precedente “Badaro”, que implica un gasto millonario en jubilaciones.

– El pedido del diputado Felipe Solá para revisar la posibilidad de que familiares de funcionarios pueden acogerse al blanqueo de capitales. 

– El reclamo de Cambiemos y un sector del PJ para impedir la re-reelección en La Rioja. 

Dentro de la agenda, también se definiría una salida intermedia para dos temas económicos de mucho peso: el reclamo de las provincias para que la Nación les restituya el Fondo Sojero y el pedido de un centenar de intendentes (encabezados por el de Quilmes, el macrista Martiniano Molina) para poder seguir cobrándole un tributo a la petrolera Axion. En ambos casos, se decidiría convocar a audiencias públicas para que los cinco jueces de la Corte escuchen a las partes. Los tiempos que tome luego el Máximo Tribunal para sacar el fallo correspondiente será motivo seguramente de nuevas negociaciones y tensiones con la Casa Rosada. 

Mirá también

Pero en paralelo a estos casos emblemáticos de la agenda, la Corte discute fallos clave y puntuales, también de altísimo impacto. La semana pasada hubo una muestra: definió a favor de San Luis, para que la Nación le restituya a la provincia unos 15.000 millones de pesos de coparticipación. En las próximas semanas, como adelantó Clarín, vendrá el sablazo mayor: en la misma línea, el Máximo Tribunal aprobará 45.000 millones de indemnización para Santa Fe. El retraso en la decisión, insólitamente, se debe a una demora en los papeles que debe presentar la gobernación. 

También podrían discutirse este año temas de inusitada trascendencia social, como la regulación de la paternidad en caso de alquiler de vientres. ¿Podrá un niño tener tres padres? ¿Quien alquiló su vientre y sus dos inquilinos?

Articulos relacionados